“Bailábamos para bailarines” By Nour Said

“Bailábamos para bailarines”.

  By Nour Said

 

Noir Said bailarina mexicana de ascendencia libanesa, es un sinónimo de sabiduría, experiencia, pasión y amor al conocimiento y difusión de la Danza Oriental. La maestra Nour es pionera  en México, bailarina por algún tiempo en Adonis y gran exponente de la danza en su formato original. Con más de 30 años de trayectoria ha logrado reunir un sin fin de respuestas y consejos que toda bailarina necesita saber y practicar.

 

Posee sólidas bases de ballet clasicoen la Royal Academy of Dance de Londres, jazz modernstage por la Imperial Sociecty of teachers of dancing, flamenco con Joaquin Fajardo y Carmen Blanco, contemporáneo con Bodil Genkel,Odissi con SakNikte Romero, mohiniattam con GeoLegorreta y por supuesto Danza Oriental con la gran leyenda  Morroco (Aunt Rocky) y su gran inspiración Sohaila.

 

Tuvo la fortuna de vivir 5 años entre India y Medio Oriente, bailando en ciudades como Cairo y Bombay, ofreciendo talleres en Bombay y Singapore. Es escritora y tiene ya una novela publicada llamada “Océano de amor”, interesantes  manuales de danza y artículos en diferentes revistas y periódicos. Actualmente participa  en festivales culturales, centros nocturnos y eventos para las comunidades arabe y judía.

 

Ofrece conferencias en UNAM e ITESO, ha tenido participaciones en medios masivos de comunicación como: programa hoy, Big Brother, diversos noticieros y programas de radio. Esto es a grandes rasgos una pequeña reseña de la gran trayectoria de la maestra Nour, para que puedan conocerla (quienes no tienen el gusto de conocerla).

 

En los pasados días, tuve la fortuna de encontrar a la maestra Nour a través de sus videos en Facebook, donde, muy amablemente comparte valiosa información de todos los temas relacionados con la Danza. Desde religión hasta vestuario y gesticulaciones correctas.

 

Como la mayoría sabe estuve mucho tiempo fuera del país y básicamente mis estudios de danza los realice en el extranjero, motivo por el cual aún no estaba tan “enterada” tristemente del desarrollo de la danza en México y sus primeras representantes. Pero gracias a la información de la maestra Nour he ido recopilando y conociendo esa bella época de la danza en nuestro país.

 

Al ver el primer video quede enganchada con su trabajo y su total insistencia  e invitación al conocimiento teórico verdadero, esto es  algo a lo que mi maestra afortunadamente me acostumbro  yme apasiona, inmediatamente  quise asistir a clases con ella.

 

Fue así como me inscribí a su primer taller del año 2017 “Vintage” una propuesta diferente que ofrecía una mirada hacia los orígenes de la danza, desde la parte histórica, musical, interpretativa y su desarrollo en los escenarios de esa época: Los centros nocturnos y/o restaurantes familiares.

15873613_10154953486539048_8668929227487660295_n

 

Acompañada por su músico Alex Munirji, extraordinario cantante, que le dio un giro de 180°  al taller con su gran talento y pasión al tocar y conectarse con cada nota musical.

 

Trabajar con la maestra Nour es recibir información valiosísima cada dos segundos tanto teórica como práctica; es salir de tu zona de confort, olvidarte de los grandes desplazamientos y adornos que nos han dejado las bailarinas del momento (Rusas y Argentinas principalmente).

 

Es re-aprender a conocer tu danza y movimientos, es conectar con tu cadera, hombros, vientre, manos, brazos, funcionando en un espacio que se limita a un metro cuadrado, es aprender a movernos más en menos metros, es aprender a sentir realmente la música y traducirla con movimientos. Es danzar a su lado para danzar contigo misma, es verla disfrutar cada parte de la letra de la canción con sus movimientos, cadencia, coquetería y gran talento.

 

Es obsérvala y descubrir “pasos” que las grandes Bailarinas internacionales también hacen, pero no habías notado…

 

Es darle otro sentido de Interpretación  a la orquesta como tal, interpretarla con un solo movimiento, reconocer al instrumento protagonista y darle vida sin la necesidad de recurrir a grandes giros o caminatas interminables para recorrer todo el escenario.

 

Es danzar para ti y proyectarlo al público, para hacerlo vibrar de emoción y recibir como regalo un aplauso, un zaggaret o incluso un acompañamiento para  bailar.

 

Dentro del taller la maestra hizo este comentario con respecto a la situación de la danza en este tiempo y espacio: Bailamos para Bailarines… triste y preocupante para mi punto de vista… Sobre el cual pude reflexionar y me gustaría compartirles:

 

Es 100% cierto,  los teatros, restaurantes, centros nocturnos, o cualquier espacio donde está la danza presente, tristemente tiene por audiencia BAILARINES en un 90% mientras que el 10% restante es familia de los mismos bailarines… ¡por eso hay tanta carencia de público! Tantos eventos vacíos y cada vez más familiares cansados de asistir a los mismos shows eternos y aburridos…

 

Nos hemos preocupado solamente por  tomar cuatro mil doscientas  clases al año con maestros internacionales por supuesto, participar en dos mil quinientos  eventos para bailar 5 minutos después de dos horas y esperar otras dos a que termine sin olvidar que tenemos que pagar para poder participar, porque nada es gratis… ¿Y luego? ¿Porque no hay público nuevo?  ¿Porque no hay público no-practicante esperando por ir a una función? ¿Porque  hay teatros prácticamente vacíos? Independientemente del factor económico que nos afecta a todos en este país.

 16128579_10153985606921199_1749840079_n

 

Creo que es por la NULA importancia que tenemos para realmente  educar al público, por  mostrar cantidad y no calidad, por no dedicarnos a ofrecer propuestas diferentes, shows pensados y creados desde una atmósfera diferente a la del clásico 40 números libres …

 

Todos quieren bailar, nadie quiere proponer, nadie quiere estudiar años para lograr tener unas bases sólidas, todos quieren ir con mil extranjeros y tener un papel que dice que si efectivamente tomaste su clase, pero que no te garantiza tener un aprendizaje y un avance, mucho menos creatividad y disposición para proponer calidad y originalidad.

 

No recuerdo algún evento de ballet donde haya mil Bailarinas haciendo piezas prácticamente iguales con vestuarios más o menos decentes, o una presentación de jazz aburrida y que canse, ¿porque nuestra danza tiene que ser así? Con todo lo que ofrece la Danza Oriental es inimaginable lo que podríamos crear para mostrarle al público lo diversa e interesante que es.

 

Lo maravillosa e increíble que puede ser una propuesta dancística oriental. Y entonces dejar de bailar para bailarines y posicionar nuestra danza como un arte verdadero, no como “lo que baila Shakira” que no está mal, reconozcamos que es publicidad gratuita, pero esto va más allá  de un simple “deschongue” y des nucación total  -jajaja no existe esa palabra, lo sé- en un restaurante árabe.

 

Podemos encontrar la danza en diferentes escenarios y estoy segura que en todos es posible mejorar y crear cosas distintas, que inviten a la gente ajena a la danza a querer conocerla y vivirla. Para tener público más allá de nosotros mismos (los bailarines).

 

¡Qué maravilloso sería tener una temporada de danza Oriental así como lo hay de ballet o de música!  ¿No les gustaría? A mi sí…

 

 

Los consejos que les comparto esta semana son:

 

1.- Asistan a las clases y talleres de la maestra Nour Said, adquieran su novela “Océano de Amor” aprenderán mucho de verdad.

 

2.- Fomentemos la creatividad y las propuestas escénicas diferentes.

 

3.- Re-encuéntrense con su danza en la forma más simple, descubrirán un abanico de opciones para trabajar y desarrollar, técnica y musicalmente hablando.

 

4.- Vayamos más allá del bailar en “conjunto” y dancemos con calidad.

 

5.- Asistan al evento Cairo 30-80 de la maestra Nour Said.

 

Para Rakasse: Stephanie Monzerrat

Consulta también a Nour Said