Bellydancer: Nunca olvides tu esencia de mujer.

En el marco del día internacional de la mujer, que se celebra el día de hoy 8 de marzo, queremos enfatizar y recordarte algunos de los motivos por los cuales ser mujer es de las mejores cosas en esta vida que pudo pasarte. Agradece tu género, tus cualidades y características de mujer.

Tras el paso de los años la mujer se ha ido colocando en el ámbito social hasta lograr ser el pilar de una familia, la sabiduría que hay en ella y también un fuerte agente de cambio social. Con la danza no ha sido distinto, desde que se tomó el bastón que simbolizaba el cetro de poder de un faraón, hasta los sables adaptados a una danza tan femenina y tan fuerte al llevarse a cabo con armas que eran para hombres.

Si bien la danza oriental comenzó siendo este parteaguas en la lucha de que las mujeres y los hombres podían utilizar las mismas armas o herramientas pero con peculiaridades y fines distintos. Ser mujer, ser bailarina se convirtió en algo más que sólo utilizar los elementos y ponerse un lindo vestuario.

La mujer y la danza oriental se unieron y convirtieron de dicho movimiento un arte, tan admirado hoy en día por millones de seguidoras y críticos artísticos y dancísticos. Hoy por hoy, tiene una influencia muy poderosa en las mujeres que practican este arte, no sólo se han dado cuenta que elevan su autoestima, ayudan a su vientre para la fertilidad, cura de ciertos malestares físicos, sino que, han encontrado el punto y la magia de ser mujer a través de este magnífico baile.

Y quien encontró el tesoro y la magia de bailar, se ha encontrado ya consigo misma, pues esta danza no es más que el lenguaje entre corazón, alma y cuerpo. La verdadera esencia de una bailarina.

Alguien alguna vez comentó: “Cuando bailo, me siento libre…” y quiero re afirmarle a ese alguien, que ser libre mientras bailas, aunque sea en un escenario o en casa misma, es mucho mejor sentirte así, que hacerlo suceder.

Tras los accesorios, el maquillaje y los detalles en la imagen a cuidar durante el performance, la mujer y la danza se vuelven a uno, para potenciar los sentimientos, las emociones y hacer vibrar al espectador.

Mujer, bailarina, no sólo eres un ser divino, eres mucho más que con el paso de miles de luchas, conflictos sociales, políticos y culturales te has colocado en la sociedad para convertirla con tu encanto, con tu tolerancia, nobleza, fortaleza y vida.

Enhorabuena a todas las mujeres del mundo que leen este artículo, su revista les invita a nunca dejar de sentirse orgullosas de quienes son en interior y exterior.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *