BullynigDancístico: Stephanie Monzerrat

Término que recientemente se ha incorporado a léxico de la población en general, para hacer alusión al acoso que sufren las personas en diversos ámbitos como: colegio, trabajo, sociedad, redes sociales, etc.

La danza tristemente no es la excepción y todos hemos sido víctimas y victimarios en algún momento de nuestra vida dancística. Y es que no somos máquinas para no cometer errores a la hora de bailar y disfrutar nuestra danza.

Mi pregunta es, ¿hasta qué punto es válida la libertad de expresión para emitir un juicio con respecto a esta o aquella bailarina?… si bien mi libertad termina donde empieza la del otro, ¿qué garantía de sana convivencia tenemos?

Me imagino a Randa o Tito observando los vídeos de tantos y tantos aficionados a la danza que existen,  ¿acaso les parecerá gracioso? ¿Espantoso? ¿Preocupante? ¿Criticaran duramente? ¿Sentirán pena ajena? Y los menciono porque si alguien puede tener “autoridad” son aquellos a los que la danza les pertenece por derecho de nacimiento (originarios de países del Medio Oriente).

En muchas ocasiones es inevitable soltar una carcajada e incluso el deseo de querer  compartirlo con los amigos más cercanos, porque debemos aceptarlo, hay agrupaciones incluso docentes que aún no poseen conocimientos correctos  de ejecución, o que en su afán de querer “proponer” o “innovar” cometen errores garrafales que se tornan en diversión y motivo de burlas. Eso es parte de la naturaleza del ser humano, lejos de querer lastimar o dañar a las personas en cuestión, es “morbo” puro.

Recientemente vi una publicación en Facebook que decía: debemos guiar a esas personas e ilustrarlas para sacarlas de su error… me parece de lo más egocéntrica y ridícula esta frase… se preguntarán, ¿por qué?

Pues bueno, no toda la gente necesita ser “sacada de su error” no toda la gente piensa que necesita a un docente. Y están en todo su derecho! ¿Quienes creemos que somos para “corregir” a los demás? Sin que ellos lo pidan. Este mundo es tan pero tan diverso  que lo que para mí es correcto y perfecto, para algunos también lo será y para diez mil estará completamente erróneo y garrafal. Y quizás esas personas se salen de lo que conocemos “correcto” dentro de la danza y de los límites que se han impuesto y deben ser acatados, ¿pero si así se tiente bien? Y danzas con el alma… ¿porque los juzgamos? ¿por qué nos mofamos de ellos?

¿Hasta  donde tenemos derecho a criticarlos? No lo sé… me incluyo en la lista que ha pasado momentos de diversión a costa del trabajo de otros, incluso también tenía la intención de corregir e ilustrar… pero me di cuenta que no… si la gente no busca una formación y conocimiento es porque no lo necesita ni lo quiere…. Y no estoy diciendo que se deba vivir en el error y con esto limitar el crecimiento de la danza en México, no para nada, lo qué pasa es que estamos viviendo en una era de “egocentrismo” “estrellato” “auto-capacitación” y lo más grave, estamos viviendo en la era donde las nuevas generaciones no desean ser guiadas! Están siendo autodidactas y claro no les va bien.

Por eso hemos agrupaciones muy  numerosas que cuentan con todos : vestuario, elementos de fantasía, música y espacios para bailar. Pero carecen de conocimiento teórico, práctico, musical, cultural, etc.; claro se vuelven motivo de burla para toda la comunidad.

Hoy quiero pensar diferente, dejar esa diversión que causan y pensar realmente que es triste ver tanta gente que ama la danza y que invierte pero no quiere invertir en conocimiento, quiero pensar en qué hay una forma de mostrarles otro camino y enriquecer su conocimiento. Pero todo va a depender de los egos, bajarle tres rayitas y ser humilde.

 

Los consejos que les puedo compartir esta semana son:

1.- No fomentemos el bullying por más tentador y difícil que sea, si es inevitable pues hacerlo de forma discreta y que no lastime a esas personas, no te gustaría que se burlaran así de ti.

2.- Recuerda que para permitir que te guíen se necesita mucha humildad, nadie tiene la última palabra respecto a la danza, pero siempre habrá alguien que sepa más que nosotros.

3.- De todos los maestros aprendemos algo, por mínimo que sea

4.- Si estás iniciando en la danza, no seas autodidacta permite que algún maestro te  guíe! Será muy beneficioso para ti, no todo se aprende de YouTube

5.- Si quieres ser docente, con más razón, acércate a un profesional que sepa darte las herramientas necesarias para no hacer una parodia de la danza.

6.- Para poder reírnos de los demás debemos aprender primero a reírnos de nosotros mismos…

Para Rakasse

Stephanie Monzerrat

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *