“Dancing’s not work. You can’t call it work. A day I don’t dance is a day I don’t live.” Wendy Buonaventura

“Dancing’s not work. You can’t call it work. A day I don’t dance is a day I don’t live.”

Serpent of the Nile by Wendy Buonaventura

En mi búsqueda de material escrito acerca de la Danza Oriental, di con un extraordinario libro “Serpent or the Nile” escrito por Wendy Buonaventura. Reconocida historiadora  de  Danza Oriental. Este libro, está  lleno de apreciaciones distintas de la danza, contexto histórico, acontecimientos importantes  y sobre todo un punto de vista  a través de la Danza Oriental. Siendo esta frase de gran impacto , es mi deseo compartirla con ustedes e invitarlos a la reflexión del camino que está cruzando la Danza Oriental  en México.

Traduciendo al español esta frase diría: “Bailar no es un trabajo, no puedes llamarlo trabajo. Un día que no baile es un día que no vivo.”

Todos sin importar edad, género, clase social, religión, etc. Iniciamos en la Danza Oriental  por  PASIÓN y CONEXIÓN INMEDIATA, ya sea, con la música, los movimientos, su efecto en nuestro cuerpo y alma o todas estas razones juntas. Nunca he conocido a alguien que decidiera sumergirse en este mundo porque lo obligaron o porque quería ser mejor que su compañera de salón o incluso quitarle el título a su maestra…

Todos encontramos en la Danza un momento de paz y armonía, un momento donde nada más importa que tu conexión con la música y ese espacio maravilloso de clases, donde esperabas con ansias el día y la hora para llegar a la escuela y aprender, practicar, corregir, COMPARTIR tu amor a la danza.

Me pregunto entonces,  ¿en qué momento esos motivos se convirtieron en OBJETIVOS DE TRABAJO, en “oportunidades” para lucrar excesivamente con la danza?  en una urgencia fatal por querer ser “maestra” o “famosa” o estar “en el medio” y una intensa necesidad de reconocimiento y exaltación del ego. Y no estoy diciendo que la danza no sea una forma de trabajo y un medio de manutención, para nada, al contrario todo profesional debe obtener una remuneración por su trabajo y conocimiento, al punto al que quiero llegar es:

La danza no debe ser vista como un trabajo, ya que, la palabra TRABAJO mucha veces la asimilamos con: aburrimiento, obligación, autoridad, responsabilidad excesiva, cansancio, etc,. y es justamente eso lo que la danza ¡no ofrece!

Así que, trabajar en la danza, no es precisamente un trabajo… porque al realizarla nos divertimos, relajamos, compartimos, aprendemos, crecemos, nos re-inventarnos, nos descubrimos, nos conocemos y reconocemos. A través de la disciplina y responsabilidad llevadas a otro nivel.

El tener a la Danza como medio de vida no  quiere decir que vamos a sobre explotarla, encimando eventos con los de otras colegas, robando alumnas de escuelas vecinas, hablando mal de las demás docentes, minimizando su trabajo, criticando su danza y estilo, siendo arrogantes, siendo intransigentes y poco comprensivas con el medio.

Es nuestra responsabilidad mantener un “clima laboral” armónico y llevadero, al final del día todos coincidimos en que si no bailamos no vivimos, entonces porque no “trabajar” en crear un mejor ambiente y espacio, en el que todos podamos vivir y coexistir en paz y felicidad. Creando lazos de amistad y crecimiento, recordemos  que  de todos podemos aprender.

Los bailarines son de los pocos profesionales que pueden decir: Disfruto lo que hago y me pagan por ello. Entonces vivíamos nuestro trabajo con respeto hacia todo y todos, así sembraremos y aseguraremos una experiencia laboral que no se extinga a través de los años o pase de moda.

 

El día que no danzo no vivo… yo quiero danzar muchos muchos años en  felicidad y tranquilidad, viviendo cada día a través de la danza… ¿y tú?

 

Los consejos que les puedo dar esta semana son:

 

1.- Por su puesto leer el libro “Serpent of the Nile” de  Wendy Buonaventura

2.- Prepárarseen todos los aspectos si desean tomar la danza como medio de vida

3.- Hagan  pequeño análisis de su relación con el medio de la danza de su país, Ciudad, comunidad, escuela, etc. Analizando en que puntos puedes contribuir y en cuales mejorar.

4.- Seamos profesionales conscientes, incluyentes, respetuosos, humildes y agradecidos

 

Para Rakasse

Stephanie Monzerrat

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *