DANZATERAPIA: equilibrio físico y emocional

La expresión del arte tiene el fin de mostrar al mundo la belleza que de éste emana. Como se ha revelado a lo largo de los años, existen diferentes aspectos de los cuales se han desarrollado ramas terapéuticas que ayuden a la mente, y por ende al cuerpo de la persona que decide invertir tiempo en una terapia específica.

Amig@s de comunidad Rakasse, si están leyendo estas líneas es por un par de razones: a) curioseabas en la página y tuviste el interés de leer el artículo en tu computadora, tablet o teléfono b) a costa de varios “clicks” el resultado te trajo hasta aquí. Yo los felicito, pues están a punto de leer un artículo que probablemente cambiará tu perspectiva de la danza hacia tu persona.

Este día quiero compartirte otro de los aspectos por los que debemos amar la danza, y es que además de ser una fuente de energía y transmisor de sentimientos, es una terapia. Según la Asociación Americana de Danzaterapia (AADT) la refiere como “el uso psicoterapéutico del movimiento como proceso que tiene como meta integrar al individuo de manera física y emocional”. En otras palabras, la definición busca lograr un equilibrio entre los dos elementos primordiales del ser humano, pues no hay hombre que no sienta, y no hay emociones que no se expresen.

El método de la danzaterapia ya tiene más años de lo que tal vez se imaginan, ésta surgió en los Estados Unidos en la década de los años ’40. Marian Chace, Trudi Schoop, Lilian Espenak y Mary Whitehouse fueron las fundadoras de las distintas modalidades de la danza como terapia. Sabemos que desde hace años, el baile ha sido una actividad que permite expresar, comunicar y crear; específicamente en la danza árabe, los movimientos, equilibran, sanan, despiertan e infunden energía. ¿pero en qué consiste la terapia dentro de la danza oriental y quiénes la deben realizar?

Sin darte cuenta, la ejecutas tú en cada clase, presentación, festival o competición que acudes, ya que cualquier persona, desde una niña de 3 años hasta una mujer de 70, puede obtener los beneficios de esta actividad, pues al bailar se genera energía psíquica que transformas en fuerza y conocimiento. Sin embargo, también existen personas que se dedican a realizar dicha modalidad como parte del descubrimiento y coordinación de los hemisferios cerebrales, juntando lo intuitivo con lo racional en sus pacientes que por algún motivo o circunstancia, desequilibraron sus sentidos y percepciones.

Al bailar la mente reacciona al ritmo de la música y despeja la mayoría de los pensamientos que nos preocupan día con día. Es así que la danza más allá de una pasión y esfuerzo corporal, es un escape de la realidad que nivela el estado emocional de quien la practica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *