Desde Madrid: La danza OFD y el embarazo.

Acerca de…

Patricia Passo, antropóloga, docente, bailarina y coreógrafa. Creadora del método Oriental Fusion Dance (OFD).Vivió más de 10 años en España, dónde se dedicó exclusivamente al estudio de las danzas orientales desde sus orígenes, compaginando la vida académica con su propia escuela y sus constantes viajes a Oriente. Creó el primer Diploma Universitario en Danza Oriental y escribió el libro “Fusión. El Universo que danza. Visión antropológica de la danza en Oriente y Occidente “, basado en sus estudios. Ganadora del “Premio a la Etimología y Defensa del Patrimonio Cultural” por la Fundación Cultura Viva.

Actualmente reside en Río de Janeiro, su ciudad natal, donde continúa su carrera como docente vinculada a la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, lleva a cabo mayormente formaciones individuales desarrollando su técnica de Danzaterapéutica, escribe su segundo libro y coordina su Escuela de Madrid donde se ofrecen cursos regulares, seminarios y formaciones universitarias.

Comencemos…

La danza OFD y el embarazo: La experiencia física del sagrado femenino

Escribir es plasmar en el papel pensamientos, ideas y experiencias, usar las palabras para establecer una comunicación, un acercamiento con el otro. Pero muchas veces escribir es nada más que usar el papel para comunicarte contigo misma, descubriste, un momento de intimidad profunda y de plena libertad, la de llenar una hoja en blanco de letras que en última instancia dan sentido a lo más íntimo que hay en ti.

En momentos intensos, muchas veces me veo frente al papel y pienso que las vivencias son indescriptibles… Pero a la vez, algo dentro de mí ansía poder hacer el ejercicio de organizar mi mente y encontrar en las palabras el refugio, la tentativa de hacer llegar la verdad. Es así que ahora, en un momento de total entrega a la vida que crece dentro de mí, veo que mis certezas anteriores se me escapan de las manos y que todo esto cobra una gran intensidad, me pongo al servicio del papel.

Hoy mi cuerpo está completamente cambiado, pesado, lento, hiperflexible, y su tonos más lánguidos; la porosidad de la piel es nítida, hinchada, con calambres, calores y colores. Mi tripa se mueve como olas, sin que yo tenga ningún control sobre ellas, la respiración es corta y constantes con mareos que me sacan de la realidad. Hay otro corazón latiendo aceleradamente dentro de mí, ¡una actividad constante en pro de la creación! Y yo, que ante cada limitación corporal percibo una tremenda invitación de la vida a que yo aprenda a latir de nuevo, mi oportunidad de renacer.

En todo este proceso la danza, mi compañera, es el ama, me acompaña diariamente en esta recolocación de mi misma. La elegí hace unos cuantos años atrás como mi oficio al sentir plenitud y placer en ella, pero lo que no imaginaba es que estaría tan presente en todas las situaciones y circunstancias de mi vida. Tu oficio acompaña tus procesos vitales, tus transformaciones, tu evolución y tu madurez. Si bien hoy mi relación con la danza se ve invadida por una avalancha de cambios, es cuando más íntimas y compañeras nos hacemos, más la entiendo yo a ella y ella a mí.

Este momento mágico y único, lleno de limitaciones, me da una comprensión muy singular de la danza. Cada nuevo rincón que descubro de mi cuerpo, con el fin de realizar una acción motora, es una fuente de luz en los cuerpos de mis alumnas; ahora puedo entender dificultades y limitaciones físicas que antes para mi eran inaccesibles, y lo mágico de todo esto es que siempre hay un atasco, una salida, un espacio por donde la espiral ocurre, la danza sale y la magia reside, y es por esto que todos los días agradezco haber elegido este oficio. Es ahora, con esta tripa enorme y este cuerpo tan distinto, donde veo que la danza es de todos y para todos. El cuerpo es sabio, todos podemos llegar, y los cambios inevitables que ocurren en nuestros cuerpos, fruto de la madurez, traen nuevos caminos para el movimiento, ¡jamás son una limitación! Ésta es solo una distorsión de nuestra mente, el cuerpo es sabio y su organicidad es imperativa.

Dedicar tantos años de mi vida al estudio de la danza oriental, en su amplitud y ancestralidad, ha sido un factor que transformó mi experiencia del embarazo en algo aún más revelador. Ahora puedo entender y compartir el proceso creador como algo inherente a la naturaleza, ya sea a través de la fecundación y la concepción de un nuevo ser, como de todo lo que plasmamos en el universo. En la vida me sentí innumerables veces embarazada, cada coreografía fue un embarazo y un hijo, pero ahora me brinda la oportunidad de entregar mi cuerpo al crecimiento de un nuevo ser, y mi naturaleza femenina lleva a cabo las transformaciones necesarias para que esto sea posible. Un cambio que me brinda la experiencia de acercar mi cuerpo a unanueva óptica. ¡Y estas experiencias son las que deseo compartir con todas las mujeres que pueda! Madres, futuras madres, o no.

Sin duda escribo este artículo teniendo en cuenta que cada mujer y cada cuerpo son únicos, cada experiencia tendrá siempre la autenticidad que la hará exclusiva e irrepetible, esto es parte de la magia de la vida y de la presencia. A lo largo de la docencia he acompañado a muchas mujeres embarazadas, y ahora lo hago con mi propio desarrollo, todo este bagaje me lleva a un entendimiento aún más profundo de la danza sagrada femenina.

Existen pilares de la técnica que pueden ayudar en el proceso, auténticos maestros en una sociedad donde la verdadera liberad está en que te conozcas cada vez más, cada día más. Dado que la medicina ortodoxa no abarca la totalidad del ser humano con sus complejidades, individualidades y en su integridad, sin contar con la dificultad que todavía al día de hoy tenemos en reconocer que este cuerpo femenino nos pertenece, lo importante es que podamos conocernos y elegir.

A continuación citaré algunos puntos relevantes para que la técnica OFD (Oriental Fusion Dance) pueda darte la posibilidad de ir más unida a tu cuerpo y aproveches los beneficios y limitaciones del embarazo para traer más luz y sabiduría hacia ti. Esta técnica se propone espiralar y ondular el cuerpo, de manera tal que estas sinuosas formas faciliten el flujo de agua en el cuerpo, fundamental para que la circulación ocurra y la hinchazón disminuyan. En el embarazo nuestras articulaciones producen más líquido y esto provoca que se aflojen los ligamentos, bailar ondulando tu cuerpo es poder experimentar esta condición, utilizándola para aumentar tu capacidad perceptiva sobre tu propia naturaleza .Somos mayormente líquido y agua, por lo que la rigidez articular es uno de los principales desafíos a la hora de la ejecución de esta técnica.

Desde el mismísimo primer mes nuestro bajo vientre está ligeramente hinchado y se experimenta una sensación de adormecimiento en la zona, lamusculatura está menos accesible. Ésta es una protección de nuestro cuerpo para que el útero pueda relajarse y abrir espacio para la gestación, lo que provoca que la realización de los movimientos de báscula y laterales de la cadera, característicos de esta técnica, sean realizados desde la consciencia ósea, facilitando la apertura de espacio pélvico, tan importante para acoger esta nueva vida . Estas movilidades, tratadas desde su sutileza, son fundamentales para que la bacia pueda potencializar sus movimientos, tan ricos para el feto. En la técnica OFD hablamos de la importancia de los canales auxiliares para la bidimensionalidad y tridimensionalidad corporal, y éste es un excelente momento para experimentar esta consciencia. El principio de lateralidad corporal debe ser trabajado para que la alumna abra espacio central, ya que el exceso de fuerza en el canal central normalmente dificulta esta percepción.

La soltura de ligamentos, que se produce con las transformaciones físicasdel embarazo, libera los ligamentos del sacro que normalmente en nuestra cultura occidental están trabajando sobre mucha tensión, este momento es precioso y único para que la cadera pueda buscar un asentamiento. Muchas veces este cambio es tan perceptible visualmente que, aunque desconozcas los procesos corporales que experimentas, emanas una sensación de pertenencia, un empoderamiento como mujer. Y si además hay consciencia de la simetría corporal de los miembros inferiores y superiores de los canales horizontales del cuerpo, este aflojamiento puede facilitar una tendencia a la anteversion de la cadera, fruto de innumerables dolores en la región del sacro que hace que tu embarazo sea penoso y duro, además de asociar este asentamiento de lo femenino con una pérdida de vitalidad. Para la practicante del OFD ocurre realmente lo contrario,adquieres más soporte pélvico y regeneras tu energía vital. La técnica de toque y masaje dinámico realizada en la escuela facilita el entendimiento de este ajuste en el cuerpo, tan vital para que los dolores desaparezcan y el sacro pueda ejercer su funcionalidad de receptáculo energético del cuerpo.

Las torsiones el Primer Trimestre no son recomendadas y el cuerpo es tan sabio que normalmente si las haces aumentan las náuseas, dado que estás activando la región del estómago y el diafragma. En esta etapa es aconsejable:

Relajar el bajo vientre.
Asegurar una buena colocación de la cadera. Adquirir movilidad desde el comando óseo.

Direccionar la soltura de ligamentos para una mayor comprensión postural.

Introducir clases de Consciencia Pélvica para la percepción del triángulo perineal, ya que la lateralidad del perineo te ayudará a mantener la cabeza del fémur colocada, ¡tarea tan difícil en el embarazo! Aunque debes tener en cuentaque si no has tenido contacto con la técnica OFD anteriormente podrías tener mucha dificultad con este comando, y no es recomendable dado que te será difícil separar la fuerza perineal de la fuerza del bajo vientre.

¡Esta división por trimestres del embarazo siempre me provoco mucha curiosidad! Quizás porque no me gustan las reglas.

No entendí la dimensión de este concepto hasta pasar por él, motivo por el cual hoy tengo un tremendo respecto por estas etapas que son como los ciclos de la naturaleza, las estaciones del año; mi cuerpo reacciona y cambia abruptamente conforme lo necesita, y esto es vivido a lo largo de los miles y miles de años, trayendo para la mujer una oportunidad increíble de vivir a través de estas alucinantes mudanzas psicofísicas la naturaleza cíclica de lo femenino.

El Segundo Trimestre llega trayendo confianza y liberación, la disponibilidad interna muda, el embarazo se hace másreal y ya se nota en tu cuerpo, que en este momento podrá experimentar más libertad, ¡es el momento de nutrirte!

Si pasaste bien por la prueba del sacro, ahora debes dejar que la energía pase por los rincones libremente, ellos están preparados para proporcionarte un contacto cada vez más profundo con el agua. El cuerpo te pide que ondules, los movimientos circulares te producirán un profundo relajamiento y una sensación de soporte.

Es muy importante que te prepares ahora para el tercer trimestre; abre tus pectorales, amplía los intercostales, alarga la línea pelvis-ombligo, haz torsiones cuidadosas que te ayudarán a prevenir las dolencias en la espalda. Cuando los canales anteriores y posteriores estén conectados y alineados, los círculos te facilitarán la apertura de espacio, tan fundamental para los próximos meses. Los ochos liberarán las vértebras de la columna, que necesitarán distensión, dado que están haciendo más esfuerzo para soportar el cambio del eje. Este es un momento del embarazo extremamente vital y creativo, por lo que debes establecer patrones mántricos con tu cadera y profundizar en ayudarán enormemente a crear bases sólidas en tu cuerpo para la vida que estas gestando.

Durante este período he sido invadida por una fuerza realizadora por la cual sentía ¡que podía con todo! Organicé cosas que hacen años estaban por hacerse, percibía el instinto maternal aflorar en mí, preparando el hogar, me sentí muchas veces como las hormigas del cuento “La cigarra y la hormiga”. La energía creadora se ha hecho presente en todos los ámbitos de mi vida, experimenté la dinámica del proceso de creación y me sentí como una gran madre de todo y de todos. Me estaba preparando para el cambio de ritmo tan brutal que ocurriría nada más completar los seis meses. Una vez más la organicidad imperativa, la fuerza de la naturaleza, la sabiduría milenaria, acababan con los resquicios de mi tentativa de control. ¿Para qué resistirse Patricia? ¿Todavía te enfrentas a esta magnitud de la naturaleza? Entregarme al peso de mi cuerpo, a la madre tierra, y sentir como me fundía en ella; rendirme a la inercia profunda de los sueños que parecían procesos desencarnatorios me hizo vivir en otra dimensión ¡Que oportunidad magnífica me estaba dando la vida de entender en mi cuerpo que el tiempo y el espacio no existen!

Estar parada horas contemplando respirando y sintiendo las olas de vida moverse en mi vientre, ¡auténticos camellos, verdaderas ondulaciones pélvicas! En estos momentos mi práctica diaria personal, así como mis clases, llegaron a un nivel de sutiliza y precisión que jamás podría creer. Mi intuición y capacidad perceptiva tocaban los cuerpos de mis alumnas con una mezcla de compasión y verdadera acogida. Establecía una comunicación tan profunda de plena confianza que el movimiento salía desde el afecto profundo. Pasé horas delante del espejo haciendo prácticas de brazos y sintiendo la relajación cerebral al movilizar mis dedos, los brazos de serpiente salen desde el interior de la escapula en perfecta conexión con mi esternón.

En el Tercer Trimestre la técnica OFD es utilizada para facilitar el contacto y la conexión del centro del cuerpo con las extremidades, tan importante para evitar las sensaciones de adormecimiento. Los ejercicios de brazos, con la acción conjunta del estiramiento de las manos, son un ejemplo de trabajo de activación de extremidades. Los ochos verticales, utilizando las flexiones de rodillas y las piernas haciendo el contrapunto con la fuerza gravitacional de la cadera, trabajan la presencia de las piernas sobre el suelo, ayudando en el proceso encarnatorio.

Es imprescindible en este momento que la mujer sepa drenar el propio cuerpo, ¡ahora pesado y lleno de agua! La atención a la dinámica de válvula activa cadera-pierna es fundamental para que la energía no se estaque en los miembros inferiores y provoque una sensación incómoda de pesadez y falta de apoyo. Los equilibrios sobre una solo pierna con ochos horizontales y brazos de serpiente centrípeta aumentan la capacidad circular del cuerpo, posibilitando una vía de comunicación directa entre los centros pélvico y escapular. Estas formas cruzadas ejercitan a un nivel más profundo la relación entre el corazón y el vientre, esa armonía es fundamental para que se establezca el vínculo entre las emociones y el cuerpo físico.

Es bastante difícil el equilibrio en estos momentos, por eso debe ser trabajado para que la percepción del eje cambie y la dificultad del peso de la tripa ayude en el despertar de una mayor consciencia del centro. Las torsiones, como mencionamos anteriormente, ayudan a no dejar la columna recta, ¡los ochos son mágicos para ello!

clases de suelo del OFD son fundamentales para recomponer energéticamente el cuerpo, que cuando se entrega al suelo utiliza la gravedad a su favor, logrando una mayor relajación. En estas circunstancias el peso del cuerpo ayuda a profundizar los movimientos de suelo pélvico; para lo cual, dependiendo de la estructura corporal de la alumna, pueden utilizarse pelotas de variados tamaños como suporte y estímulo. Aquí es muy importante que la mujer aprenda la dinámica de contracción y relajación, entrando en contacto con el pulso vital; para lo cual debe utilizar adecuadamente la respiración y percibir la capacidad de elasticidad y plasticidad del movimiento de contracción, la fuerza gana una calidad de movimiento de desabrochar que prepara nuestra pelvis para el parto, y a nosotras para la vida.

El embarazo es una oportunidad única para poder experimentar estos ejercicios, la poca movilidad externa sentida por la mujer en el avance del embarazo se contrapone a la enorme actividad interna que está ocurriendo. Cuando desarrollamos esta escucha conseguimos avanzar más internamente en caminos corporales jamás recorridos antes.

La importancia de la conexión de la mujer con el movimiento pélvico parece redundante, aunque sin duda no podemos dejar de tener en cuenta la íntima relación del embarazo con la danza OFD. Este rescate del movimiento genuinamente femenino, esta búsqueda de la danza de carácter ancestral en la actualidad, sin duda alguna posee en sí un poder de reconexión y unión con el aspecto generador y procreador. Son muchas las alumnas que me comentan sus descubrimientos tras entrar en contacto con la danza oriental; y es que los movimientos ondulantes, con su amplio lenguaje gestual y las espirales corporales, están vinculados a nuestro origen, el cuerpo ansia este retorno. Además, este año las mujeres de distintos puntos de España y otros países podrán estudiar el método OFD a través de nuestros Centros Afiliados OFD, mediante profesoras especializadas en este método y tutoriadas directamente por mí.

Sin lugar a duda el embarazo es una momento de hipersensibilidad perceptiva hacia a esta dimensión, y practicar la danza OFD durante este período es una gran oportunidad de abrazar nuestra historia y dar continuidad a ella de forma armónica.

La conexión con la capacidad creativa y generadora es lo que mueve nuestra existencia y evolución, este potencial está disponible a todas las que queramos acercarnos al tema. ¡Danzar por la vida, para la vida y en la vida!

Y mientras escribo estas últimas líneas siento cómo la vida se mueve dentro de mí, entre patadas y latidos el nuevo ser que está en camino participa activamente de estos escritos y ratifica la premisa de que la danza es el Alma en Movimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *