El papel masculino en la danza árabe

En México y muchas otras partes del mundo, la danza representa una forma de expresión, una manera de compartir a través de la música y los movimientos emociones que desean ser liberadas; en resumidas palabras: amor al arte. Sin embargo, en el imaginario colectivo, la danza árabe puede ser considerada un terreno exclusivo para las mujeres sin abrir paso a quienes también aman este estilo de vida: los hombres.

En Turquia durante el imperio Otomano habían unos jóvenes que además de bailarines eran músicos y actores; a ellos se les daba el nombre de “Kochecks” y eran muy populares en los palacios. A lo largo del tiempo el desarrollo de la danza oriental fue ganando más interés en diversos países convirtiéndose de manera simultánea en una errónea segmentación de quienes la ejecutaban, y es que a pesar que las mujeres son aquellas que tienen más presencia en este mundo cultural de la danza, la parte masculina es un grupo guerrero que día día abre paso a su más grande pasión.

Partiendo de que el baile antes que nada es una expresión del ser, no debemos olvidar mencionar que una gran cantidad de hombres en el planeta son grandes maestros, pero a veces para algunos, los prejuicios pueden más que lo que la verdadera esencia del baile es.

En Rakasse esperamos sinceramente sean más los hombres que se sumen al estar inmersos en este estilo de vida y que con su gran talento deleiten al público. Afortunadamente son más las personas que saben seguir su corazón para alcanzar su felicidad y disfrutar de lo que hacen.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *