Hay que danzar los silencios: Desireé of México.

Nuevamente Stephanie Monserrat nos brinda un tip o recomendación, en su sección

“Como dijo…” y esta vez presenta a la maestra y bailarina Desireé of México. ¿Quieres saber qué es lo que ella recomienda? Comencemos.

 

“Hay que danzar los silencios”.

Desireé bailarina y maestra súper profesional del norte de nuestro país, es sin duda un gran referente de estudio, vocación y talento. Extraordinaria maestra, que ha logrado llevar el nombre de México muy en alto en reconocidos y numerosos eventos internacionales de danza oriental, siempre atenta y preocupada por compartir todo su conocimiento con la comunidad.

Hace algún tiempo, la maestra Desireé recién llegada de Egipto estuvo en DF para compartir sus conocimientos, recuerdo que en esa ocasión trabajamos temas nuevos, dentro de ellos la interpretación y desarrollo de un Tarab; y fue en ese curso donde, la maestra hizo énfasis en la “interpretación de silencios”.

Esta  frase la traje en mi cabeza al rededor de dos semanas dando vueltas y tratando de desmenuzar realmente a que se refería. Y es que como bailarinas, docentes o practicantes de danza oriental, debemos conocer la correcta interpretación de cada instrumento musical, los ritmos, la voz, la letra, melodía, solos, etc.

Pero nunca se nos habla de los silencios, sí, esos milisegundos que están presentes en todas las piezas musicales sin importar el género, los silencios siempre están ahí para acompañarnos; para permitirnos RESPIRAR , para permitirnos expresar diferentes emociones, para desconcertar a nuestra audiencia, para DANZAR… 

Después de escuchar con el corazón y no con la razón, pude entender las palabras de la maestra, el espíritu danza a través de los silencios, es en ese momento cuando nuestra verdadera esencia se manifiesta en el escenario, porque puede danzar a su propio ritmo e intensidad. 

Es aquí cuando empezamos a danzar con consciencia y armonía, cuando podemos danzar técnica y amorosamente, cuando podemos dosificar toda esa energía y pasión por la danza y fundirnos en una sola esencia con la música, llegando de esta forma al Tarab, ese estado mágico de danza, música, alma y corazón.

¡Así que ya saben! Hay que escuchar los silencios (se encuentran entre el final de una frase y el inicio de otra) y danzarlos. ¿Cómo? Simple: De la manera en que te nazca y como fluya el movimiento desde tu interior; puede ser a través de un giro, un braceo, un balanceo, una simple mirada, no hay una regla para la interpretación de silencios puedes y debes ser completamente libre. Como lo es la danza, un sinónimo de LIBERTAD.

Por eso, el consejo de esta semana es: después de que hayas escuchado y desmenuzado completamente tu pieza musical favorita, dedícate a escuchar e identificar los silencios. ¡Ojo! Sí interpretarlos, únicamente para que sepas dónde están y qué duración tienen; así cuando estés en tu performance podrás dar más de lo que has pensado.

Para Revista Rakasse

Stephanie Monserrat 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *