La música en la danza oriental, ¿Importante? ¡Valiosísima!

¿Te ha pasado que te ha encantado una melodía para bailarla y crear un excelente performance pero te entra el pánico por tantos adornos musicales y ritmos que la acompañan?

Que no te agarren de bajada. Toda bailarina ha de conocer los ritmos y el sentido melódico de las piezas que hacen suyas para bailarlas.

Cuando se está practicando la danza oriental, hemos escuchado en las aulas y en las bocinas que Hakim nos emociona con todo su muy peculiar y jacarandoso sonar de sus divertidas canciones; hasta que llegamos a algo un poco más sensual como Mario Kirlis con un buen baladí o bien, Hossam Ramzy con entradas llenas de magia que hacen vibrar al cuerpo. Y cuando nuestra energía es basta, enseguida suena un muy bien elaborado drum de Issam Houshan y ¿por qué no?, nos ponemos románticos con las voces de Wael kfoury, Amr Diab, Assi El Helani entre otros tantos que pueden mencionarse.

Es así como sentimos la música en nuestro ser, los sentimientos guían el ritmo y los movimientos. Sin embargo, entender la música oriental es mucho más que sólo seguir el ritmo. Es necesario tomar en cuenta  los significados de sus letras, ya que, algunos pueden ser cantos de alabanzas y muchas veces utilizados en las mezquitas y ¡cuidado! no queremos confundir.

La música árabe es complicada, pero no por ello imposible de entender. Resulta que la música occidental, como el pop es algo muy básico incluso musicalmente hablando. Sigue una línea plana que pocas veces rompe para incluir matices, figuras, adornos y un sello esencial; como el que marca la música árabe.

¿Será por eso que es tan adictiva? Tiene una construcción tan poco común que parece una gráfica que sube  y baja, por eso sentimos que la música árabe es la ideal para entrar en nuestro ser, en cada fibra. ¿A qué se debe esto?

Como bailarines trabajan con sus emociones impregnadas en la técnica, y a veces una canción occidental no nos penetra tanto en el alma como la música árabe, sus peculiares sonidos, los instrumentos, sus participaciones de cada cual. Los matices en su conjunto que crean algo tan inspirador que para un bailarín es necesario y un deseo entenderlo.

He aquí la importancia y valor de entender las piezas de la danza oriental, te recomendamos estudiar un poco más de la música árabe, escucha melodías antiguas, escucha las de ahora y compara.

Abre tu oído y cada fibra para sentir la vibración de los tambores, los instrumentos de viento y también las fusiones que actualmente surgen constantemente. Guíate de un amigo músico, nada te podría ayudar más en caso de que consideres que esto sea muy difícil para ti.

Recuerda entonces, que esto se trata de divertirse, sentir, ¡suéltate! Juega un poco con la música para que logres hacerla una eterna cómplice de tu danza. Y así, en lugar de sentir pánico, atrévete a descubrir todo lo que esa melodía tiene y ofrece para tu sentir. Dale tu sello y aprovecha cada segundo y sonido que la pieza te regale.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *