Mini-belly-divas

Mini-belly-divas

By Stephanie Monzerrat

 

La popularización de la Danza Oriental se ha magnificado de tal forma que hasta las más pequeñas desean practicar está hermosa danza, sumergiéndose en el mundo de la música,  el glamour, los brillos, el maquillaje, el show, la técnica y casi muy poco conocimiento teórico-cultural.

 

Es muy común poder encontrar en cualquier festival al rededor del mundo, pequeñas exponentes de la danza, desde folklore hasta Fantasía, con grandes técnicas y movimientos que nos hacen sentir que estamos viendo a una bailarina al menos mayor de edad en un pequeño cuerpo…Me surgen demasiadas preguntas como las que les comparto a continuación:

 

¿Eso es correcto? ¿La ejecución de movimientos debe ser igual que una bailarina mayor? ¿Qué deben y no deben hacer? ¿La danza puede adaptarse a edades pequeñas? ¿Las maestras necesitan una capacitación diferente? ¿Soy maestra de danza oriental, puedo dar clase a personas de cualquier edad? ¿Qué piensas las mamás? ¿Les gusta? ¿No saben que pensar? … etc.

 

La primera vez que vi a una pequeña niña fue a la hija de la maestra AngyNajla de Venezuela en el III Encuentro de Danza Oriental  de la Ciudad de Medellín, Colombia. Esa pequeña tenía un talento innato, era maravilloso verla danzar y poner atención a las complicadas secuencias de la maestra Amara Saadeh,  todas estamos fascinadas con ella y su danza.

 

Sin embargo, no recuerdo que fuera como ver a una mujer danzando con un cuerpo pequeño, al contrario, era ver a una niña con inocencia y ternura danzando.

 

Son múltiples los videos que circulan por la red de niñas rusas y ucranianas principalmente que poseen una técnica, expresión y manejo de escenario perfecto! Demasiado perfecto para su edad se podría decir.

 

Niñas de entre 5-12 años de edad realizando movimientos de cualquier clase incluyendo aquellos “sensuales” “coquetos”. Personalmente no comparto la idea de hacer de una niña una “señora chiquita”  en comportamiento de la vida cotidiana mucho menos en danza… llegué a pensar que este fenómeno se daba por la exigencia que estos países tienen para la danza, desde el ballet hasta la danza oriental, se caracterizan por ser altamente exigentes y perfeccionistas…

 

Pero recientemente estoy viendo este mismo fenómeno en México. Entonces no es por la idiosincrasia de un país o dos… ¡¡¡NO!!!! Es un fenómeno que se está dando en todos lados; y que a mi parecer no es correcto, ya verán por qué.

 

1.- Las niñas son NIÑAS y deben serlo en todos los ámbitos de su vida incluso arriba del escenario.

 

2.- Los vestuarios deben ser acordes a ellas. Respetando su edad, complexión, inocencia, los chiqui vestidos se ven pésimos en ellas…

 

3.- La  danza es para todas las edades, pero debe adaptarse a cada una de ellas.  No es posible que pongan a niñas a realizar movimientos extremos de cabeza, volcadas, recogidas de cabello de “forma sensual”, trabajo de piso extremo, ondulaciones demasiado marcadas, que las hacen rayar en algunas ocasiones en lo vulgar.

 

4.- Así como a las mujeres la danza les ayuda a conectar con su interior, trabajar con su sensualidad y re-encontrarse consigo mismas, lo mismo hace con las niñas! La música por si sola es altamente terapéutica, imaginemos su efecto con danza… Movimientos que no van acorde a estás pequeñas  hacen que se generen  conexiones y consciencia para sensaciones que aún no les corresponde descubrir.

 

5.- Se les está brindando  un inadecuado  lenguaje corporal, no es posible ver a pequeñitas tocando su cuerpo como adultas, lo siento grotesco e irrespetuoso, recordemos que para todo hay un tiempo.

 

6.- El ser maestra de danza Oriental no nos garantiza que podamos instruir a niñas. Es una gran responsabilidad, por algo existen escuelas especializadas para esta población. Se maneja un programa distinto, objetivos, música, estilos y elementos acordé a su edad.

 

7.- Como madres es nuestra obligación corroborar que la maestra tenga capacidad y conocimiento para trabajar con niñas… y no permitir que pongan a nuestras hijas a bailar coreografías para adultos ¿qué piensan esas madres?

 

8.- La  ética profesional va completamente de la mano de este tema, no por querer tener más alumnas que se traduzcan enmayores ingresos, vamos a meternos a un terreno que quizás desconozcamos al 100%  y presentar un trabajo fuera de lugar

 

9.- La OMS define que la adolescencia es la etapa que marca el proceso de transformación del niño en adulto, es un período de transición que tiene características peculiares, que normalmente inicia ente los 10-11 años. Entonces, ¿por qué quieren tener adolescentes de 6 años y adultos de 17?

 

10.- No hay nada más hermoso que ver a niñas trabajando con una danza que evoque alegría, ternura, asombro por la gran coordinación que pueden llegar a desarrollar, admiración por su trabajo y dedicación; caso contrario si la gente  se asombre por ver a niñas haciendo movimientos que evoquen sensualidad y madurez, no suena padre ¿verdad?

 

Los consejos que les puedo dar esta semana son:

 

1.- Si eres maestra y vas a trabajar con niñas, estudia un poco de pedagogía infantil, enumera los movimientos que puedes enseñarles que no atenten contra su integridad.

 

2.- Selecciona música ¡adecuada! Pop, piezas sin letra, versiones modernas, etc. Evita usar músicas complejas como: EntaOmri, Mazagat, Mawood, etc.

 

Este tipo de música no tiene nada que ver con las pequeñas, aunque les traduzcas la letra son experiencias de vida que ellas ni si quiera se imaginan, que no tiene razón alguna para analizar o tratar de entender; cuando tenias 10 años, ¿no te gustaba escuchar alguna canción llegadora de José Alfredo Jiménez o sí? Porque no entendías de que hablaban aunque estuvieran en tu idioma. Lo mismo pasa con ellas y estas canciones tan Fuertes en letra y música.

 

3.- No las obligues a danzar perfecto. Deja que amen la danza y sean ellas quienes busquen superarse pasó a pasó… no quieras hacer mini réplicas de Randa o Anna Borisova.

 

6.- Elige bien que etilo les vas a enseñar.  Trabaja más su coordinación y consciencia corporal – espacial a través del uso de elementos: alas, abanicos, folklore, es decir, cosas  que retén a su cuerpo y mente a ir más allá! Eso es un verdadero trabajo

 

5.- Si decides llevar a tu hija a una clase de Danza Oriental es tu obligación velar por el bienestar de ella; y decidir cómo quieres ver a tu hija en el escenario. Tienes todo el derecho de exigirle a la maestra una versión diferente de danza.

 

Para Rakasse

Stephanie Monzerrat

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *