¿Para qué danzas?

¿Para qué danzas?
By Stephanie Monzerrat

Aun recuerdo mi primer día de clases fue lo más maravilloso que me pudo haber pasado, mi cuerpo respondió de una manera increíble como si toda la vida lo hubiera hecho, como si fuera “lo mío” la felicidad que me invadió era indescriptible, me escuché y me entendí por primera vez, descubrí mi lenguaje y medio de transmutación, fue increíble.

Entonces esperaba con ansias a que llegara el martes para estar en el salón aprendiendo, danzando, fluyendo, reconociéndome bailarina y mujer. Los cambios vinieron no solo de escuela también de país, de cultura de gente, etc. Pero no la razón de mi danza, seguía danzando porque me hacía feliz porque me hacía tener un crecimiento personal, porque cumplía metas, todo lleno de alegría y satisfacción…

Cuando empecé a dictar clases, después de muchos años de estudio, práctica y un viaje inolvidable, descubrí otra forma de ser feliz con la danza, ahora a través del compartir y guiar a chicas que igual que yo llegaban al salón de clases buscando un espacio solo para ellas, alejado de la rutina, problemas, tensiones, estrés, etc.

Como era de esperarse vino la producción del primer show y con el un mundo nuevo de experiencias, retos, alegrías al ver danzar a esas chicas mis sueños, ver su crecimiento, su felicidad al pisar un escenario, su entrega y compromiso, no tuvo comparación, aún ahí seguía cumpliéndose mi objetivo “danzar para ser feliz” .

Con los años llegaron oportunidades maravillosas para abrir espacios ahora en mi país para compartir danza con otras colegas, dónde todas podíamos regalarle al público un poco de nuestra propia esencia a través del arte de danzar, nuevamente experiencias, aciertos, errores y aprendizajes llegaron, junto con ellos la felicidad al danzar.

Hace dos años tuve la gran fortuna de iniciar un nuevo proyecto con el simple objetivo de brindar un espacio para el aprendizaje real, para que personas que estaban en el olvido pudieran encontrarse con esta nueva generación de danza y compartirnos sus conocimientos, fue una experiencia maravillosa donde no solo descubrí otra faceta de la danza también descubrí otra faceta mía POR la danza, me descubrí creativa, publicista, conductora, vocera, manager, etc. Y nuevamente “ danzar para ser feliz”

Te preguntarás ¿Hacía dónde va todo esto? Te cuento que el estar observando durante meses “el medio” meme hizo reflexionar y recordar ¿Para que danzo? ¿Por qué sucede esto? ¿Qué esta pasando?

La respuesta es muy sencilla: se nos ha olvidado nuestro objetivo con la danza, porque existe el arte de danzar, porque estas aquí, para que estas aquí… no estamos en la danza para ser millonarios, dictadores, famosos, venenosos críticos del arte, generadores de bullying, fomentadores de violencia, creadores de “grupos en contra” , para separar, para humillar, para dividir… yo no conozco a nadie que dance por estas razones… pero si estoy segura que todos danzamos para:

  • Ser felices
  •  Liberarnos
  • Crecer
  • Descubrir
  • Conocer
  • Compartir
  • Difundir
  • Fomentar el arte
  • Mantenerte en forma
  • Convivir
  • TransmutarEntonces no nos desenfoquemos, no perdamos el tiempo en lo que no lo merece, danza, ríe, disfruta, vive! La danza es mucho más que un círculo de chismes y mala energía.Recuerda ¿Por qué danzas? Cada vez que te encuentres frente a un ambiente tóxico, recuerda ¿Para que danzas? Cuándo se este ejerciendo bullying en contra de alguna bailarin@, recuerda tu objetivo con la danza y te aseguro que vamos a empezar a tener un cambio real en nuestro medio. La regla es muy sencilla respeta – danza , pero realmente RESPETO no falsedad e hipocresía disfrazadas de cordialidad.

    Yo danzo para ser feliz… ¿tú?

    Para Rakasse

    Stephanie Monzerrat

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *