¿Qué queremos en las clases de danza oriental?

Si eres maestra, alumna, o estás empezando a introducirte en el mundo de la danza oriental, este artículo es para ti. Como maestra o alumna, ¿te has puesto a pensar que te gustaría te impartieran en tus clases de danza oriental?

 

Rakasse te lleva un diganóstico sobre lo que se está haciendo y puede hacerse para mejorar la calidad de tus clases de danza oriental (en caso de ser la maestra) o bien, aprovecharlas y exigir debidamente de manera apropiada lo que deseas aprender (en el caso del alumnado).

 

 

Como toda nueva disciplina a aprender, hay infinidad de cosas, habilidades y conocimientos que se desean aprender y alcanzar. “La práctica hace al maestro”…dicen. Y es correcto, teniendo entrenamiento diario, disciplina y constancia lograrás avanzar en los movimientos y conocimientos básicos de la danza, pero, ¿qué pasa cuando se vuelve monótono?, ¿cuando la maestra sólo enseña lo mismo? cuando lleva meses en una sola coreografía o bien que se enfoca a las técnicas pero no hay más… (UFF) 

Las alumnas dejan de asistir, dejan de pagar, se borra el encanto. ¡¡¡ALTO!!!

 

Se ha caído en la monotonía de que las clases solamente se basen en un calentamiento previo, técnica y después combinaciones o montar pasos para coreografía. Pero enseñar danza oriental, va mucho más allá de eso. Existe cultura, música, teoría, documentales, videos, un sin fin de recursos que como maestr@ puedes utilizar y no limitarte.

 

Si no hay un cambio en las clases, puede pasar que poco a poco pierdas el grupo constante que siempre estaba puntual para comenzar a bailar. Eso puede dejar de suceder con las siguientes recomendaciones:

 

  1. Como maestro no guardes nada para ti e impártelo a tus alumnas, por algo están contigo y lo que más desean es aprender de ti lo más posible. Date a ellas, y ellas se darán a ti.
  2. Sabemos que la parte física es importante, pero abordar un poco de teoría no estaría nada mal, ya que estás enriqueciendo la clase en el aspecto teórico-práctico.
  3. Haz de las clases toda una experiencia. Con esto nos referimos a que generes un ambiente incluyente, sano, divertido (pero sin perder la disciplina), permíteles expresarse, improvisar y crear. Aún con algo de miedo, al paso del tiempo las alumnas lo agradecerán.
  4. Hablen de música árabe, compartan gustos, compartan canciones, y entre todas sugieran movimientos o tips para una coreografía grupal semanal; con esto estás generando confianza, lealtad, unión y diversificación de estilos en el grupo.
  5. Motívalas e invítalas a tomar clases fuera o con otros maestros, asistan como grupo y cuida que su inversión valga la pena.
  6. Fomenta como maestra el talento de tus alumnas, permíteles performances de solistas en tus galas anuales o eventos, ya tienen las alas puestas, solo hay que enseñarlas cómo volar.
  7. Como maestra y bailarina profesional haz avanzado un largo camino para llegar a donde estás y ser reconocida, pero que eso no te impida seguirte preparando. Cada día las tendencias son nuevas y estar preparado es mucho mejor hablando en términos competitivos.

Te recomendamos estos tips con los que puedes mejorar tus clases y generar nuevas experiencias y áreas de aprendizaje más provechosas para tus futuras alumnas.

 

Comparte el artículo en la comunidad de danza, alumnos y seguidores.

 

Próximamente un articulo sobre la imagen profesional del artista o bailarín… no te lo pierdas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *